La intercesión (Shafa’a) del Profeta Muhammad (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él)

intercesion

La intercesión, en su significado lingüístico cotidiano entre la gente se refiere a cuando una persona habla en favor de alguien para conseguirle un bien o librarlo de un mal. 

En la teología islámica la intercesión se refiere al hecho de aquellas personas a las que Alá permitirá hablar a favor de otras el Día del Juicio Final, para que sean ingresadas al paraíso, o les sea perdonado o disminuido su castigo.  

Abu Huraira (que Alá esté complacido con él) narró que el Mensajero de Alá (que la paz y las bendiciones de Allah sean con él)  dijo:

 

“Yo seré señor entre la gente en el Día de la Resurrección. ¿Sabéis por qué? Alá reunirá a (todos los hombres) los primeros y a los últimos en una sola planicie, de manera que un heraldo pueda hacerles oír su voz y los capte la vista. El sol se acercará tanto a la gente que sufrirán tanta incomodidad y problemas que no podrán tolerar ni aguantar. La gente dirá: ‘¿Acaso no veis el estado en que estáis? ¿por qué no veis quien interceda por vosotros ante vuestro Señor?’ Algunos dirán a otros: ‘¡Vamos por Adán!’ y llegan hasta Adán, la Paz sea con él, y le dicen: ‘¡Tú eres el padre de la humanidad! Alá te hizo con Su mano; te insufló de Su espíritu y ordenó a los ángeles (prosternarse), quienes se prosternaron ante ti. ¿No ves lo que estamos pasando? ¿No ves a lo que hemos llegado?’ Adán dirá: ‘Hoy mi señor se ha enfurecido como nunca antes se enfureció y nunca se enfurecerá ¡Él me prohibió comer del árbol y le desobedecí! ¡Ay de mí! ¡Ay de mí! ¡Ay de mí! Id a otro; id a Noé’. La gente irá ante Noé y le dicen: ‘¡Noé! Tú fuiste el primero de los enviados a la gente de la tierra. Alá te llamó: ‘Siervo agradecido’; intercede por nosotros ante tu Señor ¿No ves en lo que estamos?’ Noé dice: ‘Hoy mi Señor se ha enfurecido como nunca antes se enfureció y nunca se enfurecerá. Yo tuve el derecho de hacer una invocación que sea aceptada ¡Y la hice contra mi pueblo! ¡Ay de mí! ¡Ay de mí! ¡Ay de mí! Id a otro; id a Abraham’. La gente va ante Abraham y dicen: ‘¡Abraham! Tú eres profeta de Alá y su amigo íntimo de entre la gente de la tierra ¡Intercede por nosotros ante tu Señor! ¿No ves en lo que estamos?’; él dice: ‘Hoy mi Señor se ha enfurecido como nunca antes se enfureció y nunca se enfurecerá. Yo mentí tres veces ¡Ay de mí! ¡Ay de mí! ¡Ay de mí! Id a otro; id a Moisés’. La gente irá ante Moisés y le dicen: ‘¡Moisés! Tú eres Enviado de Alá; Alá te agració con Su mensaje y con Su palabra a la gente. ¡Intercede por nosotros ante tu Señor! ¿No ves en lo que estamos?’ Moisés dice: ‘Hoy mi Señor se ha enfurecido como nunca antes se enfureció y nunca se enfurecerá. Yo maté a un ser que no se me ordenó matar ¡Ay de mí! ¡Ay de mí! ¡Ay de mí! Id a otro; id a Jesús. La gente irá ante Jesús y le dicen: ‘¡Jesús! Tú eres enviado de Alá; Su palabra otorgada a María y un espíritu proveniente Él; hablaste a la gente desde la cuna ¡intercede por nosotros ante tu Señor! ¿No ves en lo que estamos?’ Jesús dice: ‘Hoy mi Señor se ha enfurecido como nunca antes se enfureció y nunca se enfurecerá. ¡Ay de mí! ¡Ay de mí! ¡Ay de mí! Id a otro; id a Muhammad’. La gente va ante Muhammad y le dicen: ‘¡Muhammad! Tú eres enviado de Alá y el último de los profetas; Alá te ha perdonado tus pecados iniciales y tus pecados finales ¡Intercede por nosotros ante tu Señor! ¿Acaso no ves en lo que estamos?’ Entonces yo iré bajo el Trono, y caeré prosternado para mi Señor, Exaltado y Glorificado sea. Luego Alá me inspira de Sus alabanzas y del más bello elogio para Él como nunca se inspiró a nadie antes que a mí. Luego se dirá: ‘¡Muhammad! ¡Levanta tu cabeza! ¡Pide y se te dará! ¡Intercede y tu intercesión será aceptada!’ Yo levanto mi cabeza y digo: ‘¡Mi nación Señor! ¡Mi nación Señor! ¡Mi nación Señor!’ se me dirá: ‘Ve y saca del Fuego a los que tengan el peso de un grano de cebada de fe’ y yo voy y lo hago. Luego vuelvo y lo elogiaré con esas alabanzas y me prosternaré ante Él. Se dirá, entonces: ‘¡Muhammad! ¡Levanta tu cabeza y di, que se te escuchará! ¡Pide y se te dará! ¡Intercede que tu intercesión será atendida!’ Yo diré: ‘¡Señor mío! ¡Mi nación! ¡Mi nación!’ se me dirá: ‘Ve y saca del Fuego a los que tengan el peso de un átomo o un grano de mostaza de fe’; yo voy y lo hago. Luego vuelvo y lo elogiaré con esas alabanzas y me lanzaré en prosternación ante Él. Se dirá, entonces: ‘¡Muhammad! ¡Levanta tu cabeza y di, que se te escuchará! ¡Pide y se te dará! ¡Intercede que tu intercesión será atendida!’ Yo diré: ‘¡Señor mío! ¡Mi nación! ¡Mi nación!’ se me dirá: ‘Ve y saca del Fuego a los que tengan menos que el peso de un grano de mostaza de fe’ y yo voy y lo hago’. ‘Luego lo elogiaré con esas alabanzas y me lanzaré en prosternación ante Él. Se dirá, entonces: ‘¡Muhammad! ¡Levanta tu cabeza y di, que se te escuchará! ¡Pide y se te dará! ¡Intercede que tu intercesión será atendida!’ Yo diré: ‘¡Señor mío! ¡Permíteme (sacar) a los que hayan dicho: ‘No hay Alá sino Alá’!’ (Alá) dirá: ‘¡Por Mi gloria! ¡Por mi magnificencia! ¡Por mi Grandeza! Sacaré de ahí (del Fuego) a los que hayan dicho: ‘No hay Alá sino Alá’. (Bujari, juntando todas las narraciones)

 

Así será la intercesión del Profeta Muhammad, quiera Alá hacernos de aquellos que se benefician de ella.

 

Alá menciona la intercesión en el Corán, así como menciona sus condiciones:

  1. 1.“Di: A Alá pertenece toda intercesión” (Corán 39:44).
  2. 2.“¿Quién podrá interceder ante Él sino con Su anuencia?” (Corán 2:255). Esta aleya evidencia que toda intercesión requiere de la anuencia o permiso de Alá. Nadie puede interceder si Alá no lo aprueba.
  3. 3.“No se beneficiará de la intercesión sino a quien se lo permita el Misericordioso, y le fueren aceptadas sus palabras” (Corán 20:109).
  4. 4.“¡Cuántos Ángeles hay en los cielos cuya intercesión no servirá de nada, salvo que Alá lo permita en favor de quien Él quiera y se complazca!” (Corán 53:26).

Ahora que conocemos el significado de la intercesión, cómo será y cuáles son sus condiciones, observemos en la Sunnah donde el Profeta nos enseña qué podemos hacer para obtenerla de él el Día del Juicio Final.

  1. 1.Pedir a Alá por el Profeta luego de escuchar el llamado a la oracióŸabir bin ‘Abdullah relató que el Mensajero de Alá dijo: “Quién dice después del Adhân: ¡Oh Señor! Señor de este perfecto llamado y de esta oración que se realizará; dale a Muhammad el derecho a intercesión y la superioridad; y envíale al mejor y más elevado lugar (en el Paraíso) que le has prometido) (verá que) se me permitirá interceder por él en el Día de la Resurrección”. (Muslim)
  2. 2.Creer con firmeza y sinceridad en que nada merece ser adorado salvo Alá (la ilaha illa Alá).(Bujari)
  3. 3.Hacer muchas oraciones (prosternaciones).(Ahmad)

Pero así como hay obras que nos acercan a la intercesión, hay otras obras que nos alejan de ella:

  1. 1.Maldecir con frecuencia.(Muslim)
  2. 2.Los gobernantes tiranos y los corruptos que roban del tesoro público.(At-Tabarani, Sahih según Al-Albani)

Quiera Alá aumentar nuestro amor por el Profeta Muhammad y acceder a su intercesión el Día del Juicio Final.

Quiera Alá perdonar a todos los musulmanes y musulmanas, y guiar a los que han perdido el camino.

Por: Muhammad Isa García

Jutbah del Viernes 03/02/1432H (07/01/2011)

Leave a comment

You are commenting as guest.